COES
Noticias Prensa

[PRENSA] Dos virus frente a frente

Publicado en La Vanguardia

A finales del convulso 2019, decenas de protestas populares independientes dibujaban un mundo alborotado, asimétrico, socialmente diverso y al mismo tiempo articulado en una suerte de hartazgo colectivo.

Desde Hong Kong a Chile, pasando por Irak, el Líbano, Argelia, Francia o Colombia, decenas de miles de ciudadanos desencantados tomaban las calles, impelidos por diferentes motivos y guiados por un sentimiento común de desigualdad, injusticia e impudicia política.

Al otro lado, el neoliberalismo -vencedor de la crisis económica de 2008- avanzaba firme en su burbuja, ajeno al clamor de movimientos globalizados como el feminismo y la emergencia climática, y cómodo frente al progreso paralelo de los populismos y el fascismo.

Tres meses después, la crisis generada por la COVID-19 ha acallado un rugido que atronaba tanto en regímenes autoritarios como en democracias liberales, en países pobres y ricos.

Y suscitado inquietantes cuestiones sobre la sociedad postcoronavirus, entre ellas si el sistema actual resistirá y si con ello resucitará ese “virus de la rebelión popular”, que hunde sus raíces en la marcha de 1999 contra la Ronda del Milenio en Seattle.

LAS PROTESTAS RESUCITARÁN

Uno de los ejemplos más significativos es Argelia, escenario desde febrero de 2019 de un movimiento popular de protesta pacífico (Hirak) que desbordó las calles cada semana -pese a la represión del régimen militar- hasta que el 17 de marzo quedó silenciado por el coronavirus.

El régimen, sin embargo, no solo ha continuado su estrategia opresiva, si no que aprovechado la coyuntura para acelerarla: los arrestos han continuado y los tribunales han impuesto y ratificado condenas.

“Creo que se trata más bien de una tregua, muchos de los “hirakistas” son muy conscientes del riesgo de perder uno de los principales logros del movimiento: la ocupación del espacio público. Evidentement, temen que el régimen aproveche la ocasión para retomar el control”, explica a Efe Laurence Thieux, profesora de relaciones internacionales en la Universidad Complutense de Madrid.

“En estas condiciones puede que el Hirak desaparezca momentáneamente, pero es probable que vuelva con fuerza ya que las condiciones que propiciaron su surgimiento no han cambiado, e incluso se van a agravar”, insiste.

Una situación análoga en Chile, donde los expertos coinciden en que las protestas superarán el aislamiento y resurgirán con la misma o mayor virulencia, ya que en su opinión el coronvairus servirá, además, para exponer más los problemas sociales y justificar aún más las reivindicaciones.

“Creo que esta crisis sanitaria va a evidenciar muchas de las cosas por las que se ha peleado estos meses, sobre todo lo relacionado con el acceso desigual a la sanidad. Cuando pase todo, la gente volverá a la calle y con más razón», explica a Efe la socióloga Sofía Donoso, investigadora del Centro de Estudios de Conflicto y Cohesión Social.

LA DOCTRINA DEL SHOCK

En democracias de reciente cuño, caso de Hungría y Bolivia, ambos con un potente grupo de presión conservador y religioso, algunas decisiones ofrecen ventajas políticas que de perpetuarse más allá de la crisis supondrían un menoscabo de los derechos democráticos.

En el país europeo, el presidente Viktor Orban ha aprovechado para pedir al Parlamento un estado de emergencia indefinido mientras que en la nación andina, Jeanine Añez, ha pospuesto “sine die” unas elecciones que debían resolver las crisis generada tras el golpe de Estado.

“Aquí vemos, de nuevo, precedentes de la crisis del ébola en África occidental” de 2014, advierte el laboratorio de ideas Crisis Group.

“Los grupos locales de la sociedad civil y los partidos de oposición afirman que las autoridades prohibieron las reuniones por más tiempo del necesario como una forma de reprimir protestas legítimas”, señala.

EL GRAN HERMANO

Como explica Naomi Klein en “La doctrina del shock. El auge del capitalismo del desastre”, otra de las tentaciones que seduce a los gobiernos es la de aprovechar este tipo de crisis para estrechar las medidas de control social, como hizo Estados Unidos tras el 11-S con el “Patriot Act”.

Paradigmas ya existen: en Wuhan, y en aras de la necesidad de parar el contagio, China ha avanzado un paso más con un sistema para controlar los movimientos de los enfermos y sus relaciones a través de una aplicación móvil que de extenderse a otros ámbitos facilitarían la vigilancia y represión de los movimientos de oposición.

“Por ejemplo, después del 11-S, los gobiernos en Europa y en EE. UU. cometieron serios abusos contra los derechos humanos e introdujeron una serie de controvertidas medidas de vigilancia de espacios públicos y de data y de cuestionable respeto por el debido proceso judicial”, recuerda a Efe Oliver Wack, socio de la consultora ControlRisk.

“Ante esta situación y la vulnerabilidad de las personas, los gobernantes autoritarios aprovecharán para profundizar sus discursos populistas, avanzar sus intereses y buscar perpetuarse en el poder con mecanismos que buscan institucionalizar la dependencia”, agrega.

Una opinión compartida con otros expertos, que creen también muy probable que “en regímenes democráticos débiles y economías susceptibles a chocar con los mercados financieros internacionales, estos mecanismos incluirán intentos de recortar y suprimir de manera sistemática cierto derechos democráticos y las libertades individuales”.

Pero esto también dependerá, afirman, de la capacidad de estos gobiernos de responder a las necesidades de su población.

Si la respuesta no es suficiente “implicaría para estos gobiernos un descontento colectivo y una baja en su popularidad que podría forzarlos a ceder frente a ciertas posturas”, concluye Wack, quizá también por la fuerza de la protesta en la calle.

Relacionados

[NOTA] El Observatorio de Huelgas Laborales de COES presenta su informe 2014

COES

[NOTA] Investigadoras e investigadores COES serán parte del encuentro anual de SOCHI

COES

[NOTA] Conoce las fechas que tendrá el workshop «Los rostros del trabajo en el Chile actual»

COES
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!