COES

Publicado en La Segunda
Por Dante Contreras, Diana Kruger y Matías Berthelon

Muchos niños, niñas y adolescentes (NNA) en el mundo están expuestos a algún tipo de violencia, sea física, sicológica o ambas. De acuerdo con Unicef (2014), para una muestra de 63 países se observa que, en promedio, 80% de los NNA entre 2 y 14 años han sido sujetos de algún grado de violencia en sus hogares.

La evidencia internacional da cuenta de los efectos nocivos de la violencia en el desarrollo cognitivo y no cognitivo de los niños. Esta tiene efectos de largo plazo en variables tan importantes como años de escolaridad, salarios, tipo de ocupación y productividad. Gran parte de esta investigación ha sido desarrollada fuera de Chile, examinando abuso y violencia severa. Sin embargo, poco sabemos de los efectos asociados a formas menos graves de violencia infantil. En nuestra investigación examinamos los efectos de la exposición a formas no severas de violencia verbal, física y sicológica en NNA chilenos. Usando la Encuesta Longitudinal de Primera Infancia (ELPI), es posible estimar efectos de este tipo de violencia en su desarrollo cognitivo y no cognitivo.

Con esto fue posible observar importantes efectos negativos asociados a la violencia infantil, aun cuando esta no sea severa. Dichas consecuencias se encuentran tanto en las áreas del desarrollo cognitivo como socio-emocional. De acuerdo con los resultados, la violencia afecta a las niñas en su desarrollo de vocabulario e incrementa los problemas de comportamiento, tanto de niñas como de niños, con efectos más negativos para estos últimos. Al mismo tiempo, los efectos negativos sobre el desarrollo socio-emocional son amplios, incrementando tanto las conductas internalizadoras (reactividad emocional, ansiedad y depresión), como las externalizadoras (problemas de atención y agresividad), así como problemas del sueño. Adicionalmente, observamos que se incrementa la probabilidad de que un niño sea clasificado en un rango clínico en estos problemas de comportamiento.

Uno de los atractivos de usar la ELPI es que esta tiene una estructura de panel, lo cual también nos permitió estudiar los efectos de la exposición repetida a violencia. Nuestras estimaciones muestran que la exposición repetida a violencia es relevante: mientras más sistemática sea la violencia, aun cuando no sea severa, se observan menores niveles de desarrollo infantil.

Todos estos resultados nos muestran la importancia que tiene el atender conductas violentas en los hogares, tanto físicas como psicológicas. Muchas de estas están ampliamente normalizadas en nuestro país y esta investigación aporta evidencia de que ellas tienen importantes efectos negativos sobre el desarrollo de nuestros NNA, especialmente en edades tempranas. Por lo tanto, políticas tendientes a su reducción deberían ser parte del debate y la agenda de la primera infancia en Chile.

Relacionados

[NOTA] XXII Reunión anual de NIP se celebra en Santiago

COES

[NOTA] COES logra renovación y continuará investigando sobre conflicto y cohesión social en Chile

COES

[OPINIÓN] ¿Son de derecha los chilenos? algunas pistas para interpretar estas elecciones, por Claudia Heiss

COES