COES
Noticias Destacadas Opinion

[OPINIÓN] El imperativo de la paridad

Por Catherine Reyes-Housholder y Julieta Suárez-Cao
Publicado en La Segunda

La integración de una eventual convención constitucional debe ser paritaria por género porque esto mejoraría la calidad de la deliberación, representatividad y la legitimidad.

Primero, la paridad de género no redunda solamente en beneficio de las chilenas, sino de los chilenos. Muchos estudios científicos muestran que los órganos deliberativos más diversos producen mejores resultados, porque la diversidad lleva a considerar más factores, perspectivas y soluciones, aumentando así la profundidad del debate. No obstante, los beneficios de la diversidad de género dependen también de la cantidad de mujeres presentes, ya que cuando las mujeres son minoría en los espacios deliberativos, los hombres tienden a seguir dominando las discusiones e interrumpiendo a las mujeres. Una convención realmente paritaria podría entonces mejorar la calidad de deliberación.

Segundo, son muchos los grupos marginalizados en Chile que merecen presencia en la convención. Sin embargo, la paridad de género se torna especialmente relevante debido a algunas características de las mujeres como grupo. Las mujeres, además de representar a más de la mitad de la población, sufren la desigualdad de género en todos los ámbitos de la sociedad chilena: política, economía, religión, cultura y familia. Las mujeres constituyen un grupo importante para representar numéricamente en una eventual convención constituyente.

Finalmente, los orígenes autoritarios de la Constitución actual vuelven imprescindibles medidas para resguardar la legitimidad del próximo proceso constituyente. La paridad también promovería este objetivo. Hay evidencia científica de que la inclusión de mujeres en órganos de toma de decisiones aumenta las percepciones sobre la legitimidad el proceso (legitimidad procedimental) y sobre las decisiones resultantes (legitimidad sustantiva). En una convención paritaria es más probable que la ciudadanía -mujeres y hombres- confíen en cómo se acuerda sobre el contenido de la constitución y en cuáles decisiones se toman.

Estas tres razones -calidad de deliberación, representatividad y legitimidad- hacen concluir que la paridad promovería el éxito del proceso constituyente. Los partidos políticos chilenos deben mostrar la voluntad política necesaria para garantizar la integración paritaria en la convención constitucional.

Relacionados

[EVENTO] Viernes Constitucionales: Autonomía de entidades reguladoras

COES

[CHARLA] sobre memoria urbana y sitios de violencia política entre Europa del Este y el Cono Sur por Badescu (Oxford)

COES

Call for Postdoctoral Research Positions

COES