COES
Movimientos sociales, ciclos de protesta y políticas públicas: el caso del movimiento estudiantil y la reforma del sistema educativo en Chile
Fecha: 2018
Estado: In Process

Investigadores

Investigador Responsable:
Otros Co-Investigadores: Germa?n Bidegain

Contexto

Tomadas en su conjunto, las reformas del segundo gobierno de Bachelet en el sistema educativo pueden ser consideradas la transformación más importante del sistema educativo chileno desde el retorno de la democracia en 1989. A diferencia de reformas previas, alteró algunos principios estructurales del modelo orientado al mercado que caracterizó al país en las últimas décadas. ¿Cómo explicar la diferencia flagrante entre las tímidas reformas del primer gobierno de Bachelet y las reformas sustantivas llevadas adelante dos períodos más adelante? Mirado desde la perspectiva de los movimientos sociales, ¿cómo comprender la diferencia entre los resultados de política del ciclo de protestas del año 2006 y el ciclo de protestas iniciado en 2011? Este proyecto busca responder a estas preguntas a través de una propuesta analítica novedosa que, desde una mirada longitudinal (2005-2018), destaca los mecanismos de encadenamiento que operaron enlazando distintos ciclos de protesta y de reformas de políticas públicas hasta llegar al resultado a explicar.

La literatura que estudia los vínculos entre protesta y políticas públicas ha destacado que la capacidad de impacto de los movimientos sociales sobre estas disminuye a medida que avanzan las distintas etapas del proceso de hechura de las políticas (Amenta et al., 2010; López Leyva, 2012). En este sentido, se ha argumentado que los movimientos tienen capacidad para alterar la agenda política, pero que esta disminuye fuertemente en las etapas subsiguientes (diseño, implementación y evaluación). Justamente, el caso del movimiento estudiantil de 2006 y la resultante reforma en la Ley General de Educación de 2008 abona esta teoría (Von Bülow & Bidegain, 2015). Sin embargo, al incorporar una mirada de más largo aliento se constata que muchas de las demandas de las protestas de 2006 sí fueron incorporadas en la segunda ronda de reformas, que tuvieron lugar durante el segundo gobierno de Bachelet (2014-2018), con posterioridad a un segundo ciclo de protestas que volvió a ponerlas sobre el debate público.

Esperamos que este artículo realice dos tipos de aportes principales. A nivel teórico, proponemos un marco analítico para superar la lógica de “acción-reacción” que ha primado en el estudio de los efectos de los movimientos sociales sobre resultados de política pública. Esta mirada puede contribuir a una comprensión más cabal de las consecuencias políticas de los movimientos sociales así como a un diálogo más fecundo entre la literatura de movimientos sociales y políticas públicas. En términos conceptuales, implica también profundizar en una distinción clara entre movimiento social y ciclo de protesta, ya que el primero puede o no contribuir a encadenar efectivamente distintos ciclos de protesta entre sí. A nivel empírico, esperamos contribuir a la explicación de la reforma educativa reciente en Chile. Los estudios sobre el ciclo de protestas 2011-2013 del movimiento estudiantil chileno han destacado sus efectos –limitados- sobre la política educativa del gobierno de Piñera.

Extendiendo el espacio temporal de análisis, esperamos dar cuenta de efectos recientes más relevantes que, sostenemos, se vinculan directamente con ese ciclo y el ciclo de protestas del año 2006.

Metodología

El proyecto propone una mirada cualitativa longitudinal que a través del estudio de los distintos ciclos de protesta estudiantil y procesos de reformas de la política educativa que tuvieron lugar entre 2005 y 2018 destaca los mecanismos de encadenamiento que operaron en el período y dan cuenta de la reforma estructural que tuvo lugar en el segundo gobierno de Bachelet. Esta perspectiva responde al llamado que desde las Ciencias Sociales en general (Grzymala-Busse, 2010; Hedstrom &; Swedberg, 1998; Pierson, 2004) y el estudio de los movimientos sociales en particular (Bosi, Giugni, & Uba, 2016; McAdam & Sewell, Jr., 2001; McAdam, Tarrow, & Tilly, 2001) se ha hecho a adoptar una mirada longitudinal que a través del estudio de mecanismos específicos permitan permita dar cuenta de la causalidad en fenómenos sociales complejos.

Por encadenamiento, entendemos aquellos mecanismos que establecen vínculos entre distintos ciclos de protesta. Diferenciamos entre encadenamientos estratégicos e inerciales. Los primeros se vinculan a acciones estratégicas de los movimientos sociales, como la definición de una plataforma de demandas o de estrategias de protesta. Los segundos operan en la esfera política y son consecuencias de ciclos de protesta social, pero exceden la voluntad de los movimientos. Ejemplos son la incorporación de demandas sociales en una plataforma política o resultados electorales que cambien la estructura de oportunidad política, afectando a mediano plazo las políticas públicas.

El caso de los resultados de las movilizaciones estudiantiles en Chile es particularmente apropiado para el desarrollo del concepto de encadenamiento. En primer lugar, porque se trata de un caso donde los resultados de política son manifiestos, en un contexto poco propicio para los cambios de política (Maillet, 2015; Olavarria-Gambi, 2016). Por lo tanto, elucidar el caso requiere detectar procesos excepcionales. En segundo lugar, desde el punto de vista metodológico, el caso es un buen test para las intuiciones ya señaladas. En efecto, el encadenamiento resulta más difícil para un movimiento social como el estudiantil, en que por definición sus integrantes “transitan” por un tiempo relativamente, lo que los enfrenta a desafíos mayores en términos de agencia. Siendo entonces un caso menos probable de presentarse el mecanismo, su presencia adquiere un interés particular, y podrá orientar hacia la realización de investigaciones que consideren este fenómeno en otros ámbitos y contextos.

El proyecto combinará el uso de fuentes primarias y secundarias. Los investigadores cuentan con decenas de entrevistas realizadas a actores sociales y políticos de la esfera educativa por sus trabajos previos. Serán complementadas con nuevas entrevistas orientadas a captar el período más reciente. Con respecto a las fuentes secundarias, se analizarán las reformas en el área educativa, se realizará una revisión exhaustiva de prensa y se utilizarán los datos del Observatorio de Conflicto Social de COES para caracterizar la protesta reciente.