COES
Explicando la satisfacción con el uso del tiempo
Fecha: 2018
Estado: En curso

Investigadores

Investigador Responsable:

Contexto

Actualmente en nuestro país, la preocupación en torno a la distribución, uso y satisfacción con el tiempo del que disponen las personas ha cobrado cada vez mayor relevancia, tal como lo demuestran las recientes propuestas legislativas de reducción de la jornada laboral, aumento de días de vacaciones, la preocupación gubernamental por la Conciliación Trabajo-Familia -expresada en instructivos presidenciales dirigidos a los servicios públicos- la aplicación de la primera Encuesta Nacional del Uso del tiempo en 2015, una tematización cada vez mayor en los medios de la necesidad de incorporar medias de flexibilidad en el mercado laboral. Varias son las voces que han alertado sobre las cuantiosas horas destinadas al trabajo o los desplazamientos y sus impactos a nivel subjetivo.

En las últimas décadas la sociología ha mostrado una creciente preocupación por la temática del tiempo. En el intento por avanzar en la constitución de un campo propio y de la consolidación del tiempo como objetivo de indagación sociológica, las reflexiones han tematizado cuestiones como las diferentes maneras de experimentar el tiempo, la dimensión subjetiva e intersubjetiva, su función social, sus transformaciones históricas, entre otros aspectos (Leccardi, 2015). Particular atención ha logrado la reflexión sobre la temporalidad contemporánea que la describe como caracterizad por una creciente aceleración social. Esta tesis toma la aceleración como producto del capitalismo, la cultura y la creciente complejización social, que llevan a un aumento constante de la velocidad de la tecnología, el ritmo de vida y el cambio social. La aceleración se presenta como un proceso de gran escala que afecta a las sociedades desarrolladas en su conjunto, y que al nivel de la vida cotidiana es vivida por las personas como una imposición exterior, la que a su vez se expresa de manera objetiva y subjetiva, siendo, en ésta última dimensión, vivida, cognitivamente, como escasa y de difícil administración, y emocionalmente, asociada a sensaciones negativas como estrés y ansiedad (Szollos, 2009).

Por otro lado, la reflexión sobre el tiempo contemporáneo también ha sido desarrollada por corrientes caracterizadas por una importante sensibilidad de género, las que han servido de inspiración para los estudios de uso del tiempo, cuyos objetivos usualmente buscan visibilizar el trabajo femenino y las diferencias entre hombres y mujeres respecto al trabajo doméstico y de cuidados (Bengoa, 2015; Basaure 2017). Las indagaciones que emergen desde esta vertiente de pensamiento ponen énfasis en cuestiones de desigualdad, aspecto que no resulta central en las reflexiones respecto a la subjetividad en el marco de la aceleración social.

En nuestro país, se ha discutido brevemente la tesis de la aceleración social, y si bien es reconocido que existen malestares en torno al tiempo (PNUD, 2012) se ha argumentado, por ejemplo, que más que aceleración social estamos en presencia de una continua tensión por conciliar el mundo laboral y familiar junto con un creciente anhelo por mayor tiempo libre. Esta tensión emerge principalmente producto de las largas jornadas laborales y la gran legitimidad de los dominios familiar y personal en comparación con otros como el tiempo libre y el ocio (Araujo, 2012). La incorporación de la preocupación por la desigualdad en el análisis de la experiencia del tiempo resulta de gran importancia en el contexto de nuestro país, debido a la importancia de esta dimensión en la distribución de otros recursos. En este sentido la tesis de la aceleración, al ojo de la lente empírica de la desigualdad, puede permitirnos entender cómo se distribuyen diferencialmente los efectos subjetivos a ella asociados.

En nuestro país se espera que el género, el nivel de ingresos y las características del área de residencia sean determinantes a la hora de entender la desigualdad en la experiencia del tiempo. El género establece patrones culturales que promueven una diferencial distribución de las responsabilidades asociadas al trabajo en el hogar y de cuidados (Aguirre & Ferrari, 2014). El nivel socioeconómico brinda la capacidad para, por ejemplo, la contratación de servicio doméstico o mayor rapidez en la movilidad urbana. El área de residencia afecta las distancias de traslados como también su velocidad (por ejemplo, debido a sus niveles de congestión) (Herrera & Razmilic, 2018). Otras variables como la edad pudiesen tener un impacto más difuso.

En este sentido es que se plantea como objetivo de investigación: Identificar los principales determinantes sociodemográficos que afectan la satisfacción con el uso del tiempo en la población de zonas urbanas de Chile.

Objetivo

El presente proyecto converge con la línea temática del COES llamada “Las Dimensiones Socioeconómicas del Conflicto” y se pretende como una contribución al robusto camino recorrido en materia de indagación cuantitativa de desigualdades. La indagación del presente estudio apunta a la identificación de las determinantes sociodemográficas que modelan la experiencia de satisfacción con el tiempo de los habitantes en áreas urbanas en nuestro país con la intención de develar potenciales tramas de desigualdad social que pudiesen estar bajo la experiencia temporal de los chilenos. Debido a la ausencia de trabajo empírico en este campo en nuestro país, las determinantes que se postulan son de carácter sociodemográfico y permiten un primer delineamiento muy general de la distribución de la satisfacción con el tiempo.

La presente investigación presupone una comprensión del tiempo como recurso social, y si bien la pregunta por la satisfacción no es inmediatamente una pregunta por su uso y distribución sino más bien por la experiencia subjetiva de su disponibilidad, la información que estas variables brindan en relación con su distribución y disponibilidad resulta de gran relevancia, puesto que nos refiere a la manera en que dicho recurso interactúa y es movilizado contextualmente. En este sentido, la experiencia con relación al tiempo es informativa de su disponibilidad en contextos específicos, en lugar de ser referido a un único estándar de lo que podría ser pobreza temporal. En la línea de la comprensión del tiempo como recurso también esta indagación se abre a la reflexión sobre la movilidad social -temática relevante para el COES- en tanto el tiempo es por excelencia un recurso que puede ser convertido en otros (Leccardi, 2015).

Visto desde el ángulo del bienestar, el presente estudio se articula con tópicos centrales en el desarrollo del COES como la reflexión del trabajo en un sentido amplio (remunerado, doméstico), en la medida en que la satisfacción con el tiempo que a él dedican, como también al tiempo libre, nos habla de una forma alternativa de indagar la experiencia de estos aspectos centrales de la vida cotidiana, complementarios a otros modos de medición y comprensión, conectando, a su vez y de modo ineludible, con preguntas de orden cualitativo.

La investigación se pone en el horizonte de una reflexión sobre las políticas públicas en torno a la protección del tiempo, las que ya poseen un amplio desarrollo en países europeos e incluso latinoamericanos. La reflexión sobre esta problemática en el dominio público requiere de insumos que profundicen nuestro conocimiento en torno al tiempo y su disponibilidad.

Metodología

El objetivo de la presente investigación es identificar los principales determinantes sociodemográficos que afectan la satisfacción con el uso del tiempo en los residentes de zonas urbanas de nuestro país. El análisis de regresión se presenta como adecuado para este propósito dado que nos permite determinar si el conjunto de variables independientes que explican el comportamiento de la variable dependiente (satisfacción con el tiempo), como también jerarquizarlas según el grado en que explican dicha variable. De manera preliminar y para una primera lectura panorámica de los datos se pretende realizar análisis descriptivos bi y trivariados.

Como fuentes de datos se definió la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo de 2015, elaborada por el Instituto Nacional de Estadísticas. La representatividad de la muestra es para las áreas urbanas a nivel nacional.

La variable dependiente se obtendrá del Módulo T de la encuesta ENUT relativa a “Satisfacción con el uso del tiempo”. Este módulo consta de cuatro baterías de preguntas, de las cuales las tres primeras indagan en el nivel de satisfacción de cada persona con el tiempo destinado y la distribución de distintas actividades, mientras que la última batería busca conocer el nivel y las fuentes de estrés de la persona. Las preguntas sobre satisfacción en relación con el tiempo dedicado se formulan de la siguiente manera: “¿Qué tan satisfecha(o) está con el tiempo que dedica a…?” siendo interrogaciones referidas a los siguientes aspectos: pareja, hijos (as) y padres; sí mismo, amistades, pasatiempos, tiempo libre; descanso; trabajo. Sus valores de respuesta que van de Totalmente insatisfecho/a=1 a Totalmente satisfecho/a=5. Adicionalmente, existe otro conjunto de preguntas formuladas del modo ¿Qué tan satisfecho (a) se siente con los siguientes aspectos de su vida? las cuales interrogan por: Situación económica, Trabajo, Cantidad de tiempo Libre, Calidad de tiempo libre, Equilibrio entre trabajo y vida familiar; distribución de trabajo doméstico con la pareja, distribución del cuidado de los hijos con la pareja. Finalmente, otras dos preguntas relacionadas con el estrés que son: “¿se siente estresado?” Pudiendo ser sus valores de respuesta: Sí, siempre, Sí, algunas veces, No, nunca; la otra pregunta es “¿Cuál es su principal fuente de estrés? siendo sus categorías de respuesta: el trabajo fuera del hogar, el trabajo doméstico, el cuidado de personas, problemas económicos, la vida en familia, el estudio, el tráfico, la delincuencia, otra. Se pretende construir índices que agrupen los valores de las diferentes preguntas en función de los dominios a los que refieren[1], los que se constituirían en la variable dependiente de la regresión.

Por el lado de las variables independientes, se pretende incluir: género, nivel de ingreso, edad, región. Como el análisis de regresión requiere el testeo de diferentes modelos, es posible integrar variables como “nivel educacional” u otras que sean definidas con posterioridad.

Se hipotetiza que los niveles de satisfacción respecto a los diferentes dominios temporales están determinados por las variables independientes definidas de: género, región y nivel de ingresos. En el caso de la edad, para los mayores de 18 años, no existen antecedentes claros que conduzcan a esperar que sea un factor relevante.

____

[1] Agrupaciones cuya base teórica se postula que sea la Clasificación de Actividades de Uso del Tiempo para América Latina y el Caribe CAUTAL 2015, misma utilizada por el INE para la organización de las diferentes actividades.