COES
DESTACADOS SLIDER FONDECYT NOTICIAS DESTACADAS Noticias Slider Home SLIDER

Seminario “Ciudadanía y Estado en momentos de Crisis” contó con la participación de académica de la American University de Washington, DC

Enmarcado dentro del Proyecto Fondecyt Iniciación 11190211 de Nicolás Angelcos y liderado por la investigadora COES, Sofía Donoso se realizó durante toda una mañana el Seminario “Ciudadanía y Estado en momentos de Crisis: Análisis del estallido social en clave comparada”.

La actividad tuvo a Donoso como moderadora y se realizó en formato híbrido desde el Departamento de Sociología de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Chile y transmitido a través del canal de Youtube de COES, donde ahora está disponible para su reproducción.

El Seminario tuvo como objetivo ser un Zoom out del estallido, analizarlo desde una clave comparada, sobre todo ahora en los recientes días post plebiscito y contó con la presentación especial  de la académica de la American University, Cathy Schneider quien expuso su ponencia «Police Power and Race Riots: Urban Unrest in Paris and New York (Philadelphia: University of Pennsylvania Press)», la cual fue comentada por los investigadores COES, Vicente Espinoza y Alfredo Joignant.

La dra. Schneider comenzó refiriéndose a cómo se activó la rabia en Estados Unidos cuando los policías se enfrentaron a los históricamente marginalizados. En 1964, un teniente de policía mató a un quinceañero James Powell que estaba merodeando cerca de su colegio en un barrio blanco. Las manifestaciones por su muerte – llamadas “el motín de Harlem”- duraron 11 días. A partir de eso, en los siguientes 10 años, las manifestaciones solo fueron en ascenso.

Dra. Cathy Schneider

En 1999 Amadou Diallo de solo 23 años, fue abatido por carabineros, en 2014, Darren Wilson murió asfixiado en Ferguson y en 2020, George Floyd, también murió a manos de agentes blancos de la ley. También se refirió al caso de Anthony Baez, un joven de 29 años, puerto riqueño de origen y muerto por un policía en el Bronx de Nueva York.

Lo mismo ocurrió en Francia, cuando en 2005, dos adolescentes Zyed Benna y Bouna Traoré decidieron eludir un control de identidad en el suburbio parisino de Clichy-sous-Bois, fueron perseguidos por dos policías, se escondieron junto a un generador eléctrico y murieron electrocutados. Un tercer adolescente que iba con ellos, sobrevivió pero con graves quemaduras. Sus muertes provocaron multitudinarias protestas que duraron tres semanas alrededor de toda Francia.

Se quemaron vehículos y edificios públicos y miles de personas fueron arrestadas en disturbios que llevaron al primer estado de emergencia en el país en más de 20 años. Por entonces, Nicolás Sarkozy era Ministro del Interior. Describió a los violentistas como «gangrena» y «chusma» (racaille en francés) y defendió a la policía. Los jóvenes fallecidos eran buenos estudiantes y queridos en su barrio y colegio. Los vecinos habían escuchado a los policías burlarse de ellos y luego escucharon las palabras de Sarkozy y la rabia no se pudo contener.

Pese a ello, Sarkozy llegaría a la presidencia en 2007.

Tras dar una detallada ennumeración de casos de brutalidad policial por discriminación en Francia y Estados Unidos, la autora se refirió a las entrevistas que realizó a los familiares de las víctimas entre quienes encontró numerosos casos de burn-out y de muertes prematuras por el dolor de la pérdida.  Compartió que en los barrios típicamente habitados por negros donde se asesinó a hombres de color desarmados, los índices de depresión y muerte prematura aumentaron exponencialmente.

“El libro provee un marco de continuidad a los riots, una cuestión bien difícil de lograr cuando lo está observando. Son eventos que aparencen aparentemente de ninguna parte, pero que se repiten en sus características.”, señaló Vicente Espinoza.

“Yo creo que la pregunta que hay que hacerse, es cómo personas comunes y corrientes, pueden terminar participando en los riots.En muchos casos es por tragedias personales, entonces cabe preguntarse qué hubiese ocurrido con aquellas personas si no les hubiese tocado una tragedia. Probablemente nada”, sentenció Alfredo Joignant.

“Es muy fascinante -continuó Joignant- la similitud de las interacciones que Cathy nos muestra a lo largo de su libro entre policías y minorías, en ciudades tan distintas como Nueva York y París. En donde Nueva Tork es parte de un gobierno federal y París de un gobierno altamente centralizado, donde Nueva York tiene su propia policía y la policía de París es una policía nacional. Por lo tanto, las preguntas que me hago son: ¿qué rol pueden jugar las tácticas policiales de control de orden público en el gatillamiento del riot y a su vez en la reproducción del riot una vez gatillado?. Me pregunto si en el copamiento del territorio, si al encerrar, al enredar a las personas, no producen efectos no deseados, que van en el sentido inverso a lo que la policía busca hacer“.

El investigador también se refirió a la importancia de saber dónde viven, de dónde vienen los policías, pues probablemente son de los mismos barrios -al menos en Chile- que se ven afectados en las manifestaciones. Junto a esto, alejarse del sesgo de unificar a todos, de intentar hablar del pueblo de Chile al hablar del estallido.

Por último, se refirió a la “hipótesis de espontaneidad” de los riots y del propio estallido chileno. Comentó la gran coordinación y propagación que hubo en redes sociales y que no deja de ser sorprendente que el estallido colombiano haya tenido su propia Primera Línea, generando así el estallido chileno un producto de exportación.

Tras un break, el encuentro continuó con la exposición de Simón Escoffier (Dr. en Sociología, UC) con “Capacidades de movilización y construcción de coaliciones en Peñalolén durante la revuelta social”, comentado por Sofía Donoso. Simón presentó un proyecto en desarrollo a raíz de su libro Mobilizing at the Urban Margins: Citizenship and Patronage Politics in Post-dictatorial Chile. El que está actualmente en producción con Cambridge University Press y será publicado en mayo-junio de 2023. Escoffier se centró en la pregunta de cómo se generaron las coaliciones en Peñalolén. Señaló que para ello se  requieren vínculos previos y en este caso se había realizado una construcción de capacidades con la lucha contra el plan regulador que amenazaba con gentrificar (2011) la comuna y una construcción de capacidades en el tiempo que lleva décadas en Peñalolén: autogestión, deportes, hip hop, comités de vivienda y participación en movimientos sociales.

Respecto a la participación en movimientos sociales puntualizó específicamente en os grupos Feministas y la coordinadora NO Más FP Lo Hermida.

Contó que el 19 de octubre de 2019 en la mañana, tras el estallido, los pobladores se reunieron e hicieron un petitorio, realizan acciones a lo largo del cordón de Av. Grecia, se desató un conflicto de los vecinos con la sub comisaria de av. Los Presidentes y se ocupó -brevemente- la Viña Cousiño Macul.

 

De esta manera, se demostró que la construcción de capacidades ayudó a poblaciones como Lo Hermida a tener un rol más protagónico en la revuelta y a comprender con más precisión los mecanismos y tácticas involucradas en crear alianzas es necesario.

Luego, Nicolás Angelcos, presentó “Bajos de Mena despertó: mujeres populares, reconocimiento y revuelta” y los comentarios los realizó Miguel Pérez.

El trabajo de Angelcos presentó cuatro casos de pobladoras de Bajos de Mena y la dicotomía entre su experiencia social y el Estado; y la participación política. Mostró, por ejemplo, narrativas de “Mamás primera línea” para las que el estallido representa una entrada en la política, aunque sin una estrategia muy clara. A vecinas que, para ser reconocidas, han organizado a sus vecinos y desplegado estrategias de colaboración u oposición con la política institucional.

Otro caso interesante del estudio es el de una joven que describe el abandono de su barrio, que al ir a la Universidad puede mirar desde otra escala. Señala que no existen para la Municipalidad ni para la policía. En su caso, recoge su capital político desde la Universidad. Ello la llevó a participar en distintas instancias en el estallido y le generó una mirada crítica de sus vecinos, a los que considera desinteresados.

La participación en el estallido, por tanto, tiene sentido al interior de narrativas que las mujeres construyen a partir de su propia trayectoria.

Para cerrar, Vicente Espinoza presentó su libro “Chile despertó”: los sentidos políticos en la Revuelta de octubre” y comentó Pablo Pérez.

Espinoza se refirió principalmente a los primo-manifestantes y puntualizó que con las entrevistas realizadas concluyó que las protestas del estallido no obedecieron a la dinámica de un movimiento social organizado, sino a una contienda a través de la cual se colectiviza un conjunto de malestares hasta ese momento vividos de manera individuales. La propia participación en el conflicto proveyó a los manifestantes un espacio de colectivización del sufrimiento y de las narrativas.

En este sentido, observamos que sumarse a la protesta es visto como una nueva forma de construir lazos sociales y forjar solidaridades colectivas. Los primo-manifestantes encontraron en la calle un espacio afectivo de lazo social no mediado por instituciones, que impactó lo político, pero que no fue gestionado políticamente, salvo por la aparición de la Lista del Pueblo.

Sofía Donoso señaló que: “Como COES y desde la línea socio-política, hemos tratado de comprender cómo se han ido constituyendo, reconfigurando y realineando los actores sociales y políticos a partir del estallido social. El objetivo de este seminario, el cual organicé en conjunto con Nicolás Angelcos, era reunir investigaciones en curso que aborden esta temática y también analizar el estallido social y su impacto en la relación entre Estado y ciudadanía en clave comparada. Tuvimos una discusión empírica y teórica en la que pudimos identificar temas transversales”.

Para concluir con la velada se sostuvo una productiva reflexión final en las que se destacaron  cuatro temas: por una parte, cómo la violencia policial escala los ciclos de movilización. Por otra parte, cómo otros tipos de violencia por parte del Estado tales como experiencias de abuso y desprotección en distintos ámbitos, generan descontento que se acumula y construye la base para procesos de movilización masiva. En segundo lugar, se habló sobre procesos de politización y el rol que juegan las estructuras organizativas pre-existentes. En tercer lugar, surgieron varias interrogantes metodológicas y éticas asociadas a las investigaciones en curso. ¿Qué fuentes necesitamos para explicar el estallido social?, ¿cómo pasamos de la descripción de trayectorias a la identificación de mecanismos en común y construcción de teoría?, y, por último, ¿qué desafíos éticos engloba esta investigación?

 

 

Simón EscoffierMiguel PérezNicolás Angelcos, Cathy Schneider, Vicente EspinozaNicolás Angelcos, Emmanuelle Barozete, Cathy Schneider y Sofía Donoso

Relacionados

[NOTA] Más de 50 publicaciones COES disponibles en la web

COES

[OPINIÓN] Casen y cohesión: oportunidades y precauciones

COES

[CONVOCATORIA] Abiertas postulaciones a financiamiento COES para patrocinados/becados

COES
COES